puente

Visitando Bélgica: dos días en Gante

En la mayoría de diarios de viaje que encontrábamos por internet mientras preparaba nuestros días en Bélgica, veíamos que la gente que viajaba a Bélgica, normalmente, dormían todos los días en Bruselas y desde ahí cogían un tren ida y vuelta hasta las ciudades que querían ver, como Gante, Brujas o Amberes. Nosotros decidimos pasar sus correspondientes noches en cada ciudad, para disfrutarlas con más calma, ya que si vas y vienes en un día hay mucho que dejas de ver y mucho que ves demasiado rápido. Por ejemplo, sentarte en los muelles de Gante (si hay suerte al sol) y tomarte algo que compres en un súper cercano, no es algo que se hace si haces ida y vuelta a toda prisa. Y merece la pena. Ver la ciudad de noche, también. Yo os recomiendo que si vais a Bélgica no intentéis abarcar demasiado con las idas/vueltas y hagáis noche en las ciudades más importantes.

Así que en Gante nos alojamos durante dos noches (en un viaje a Bélgica de 8 noches). Llegamos a Bruselas en avión al Aeropuerto de Zaventen, cogimos un tren y en un rato estábamos en Gante. El hotel que escogimos fue en realidad un B&B, pero como no cogimos desayuno fue más bien como un hotel aunque era apartamento, con su cocina y todo y una bonita terraza. Se llama Garden in the City y no estaba demasiado lejos del centro (como 20 minutos caminando) y desde la estación de St Peters estaba a unos 15 minutos caminando. Repetiría, aunque no es barato mereció la pena. Sólo le pondría una pega, hay que pagar en efectivo y para nosotros eso no resulta demasiado cómodo. Este era el estudio.

garden in the city

 

Ahora os detallaré qué es lo que podéis ver en Gante si, como nosotros, pasáis allí dos días. Nosotros lo hicimos todo andando, y eran distancias razonables.

Día 1 Gante:

Castillo de Gerardo el Diablo. Abierto (2017 abril) lunes de 13 a 16:30 y de martes a sábado de 8:30 a 16:30. Justo a orillas del río Escalda. Una reconstrucción fue llevada a cabo en el siglo XIX, pero el castillo original, que data de principios del siglo XIII. Hoy día es un edificio administrativo.

Puente de San Miguel (al lado la Iglesia de San Miguel). Desde este puente hay una de las mejores vistas y de las más famosas de Gante. Desde aquí se observan casi todos los monumentos más emblemáticos de Gante, y los dos muelles más conocidos y representativos de la ciudad: El Graslei (o muelle de los herboristas) y el Korenlei (o muelle de los graneros), con sus edificios gremiales reflejándose en el agua del río.
puente

-Justo en la parte trasera de Graslei se encuentra la PLAZA de Gante (Korenmarkt) con varias terrazas que se utilizan durante todo el año donde apetece mucho sentarse. LLo mejor es sentarse en una terraza a tomar una cerveza belga y ver pasar la vida.

korenmarkt

Plaza de San Bavón. Catedral de San Bavón, (8:30/18:00 – domingo de 10:00/18:00) aquí fue bautizado Carlos V y encontramos el cuadro “La adoración del cordero místico” de Van Eyck; son doce tablas al óleo elaborado en 1432 por los hermanos Van Eyck que recrea la bíblica redención del hombre. Desde la plaza tenemos la visión general de la Catedral, de la Iglesia de San Nicolás. La torre (en obras desde 2013).

Ayuntamiento (Stadhuis Gent), para ver el edificio desde fuera.

Centro comercial Post Plaza.

Día 2 Gante:

Mercado de flores en el Kouter. Era domingo, así que pudimos ver en su máxima expresión el Mercado de las flores, este mercado está todos los días, los sábados es más pequeño y los domingos está al mávimo. Vimos como muchos locales terminaban su visita al mercado con una copa de vino blanco y unas ostras frescas. Está en la plaza Kouter,cerca del imponente edificio de la Ópera de Gante. (abren todos los días de la semana de 7:00 a 13:00).

Mercadillo Bij Sint-Jacobs: Todos los viernes, sábados y domingos por la mañana la plaza Bij Sint-Jacobs está ocupada por artículos de segunda mano, de ocasión y demás cosas entre las que rebuscar en el rastrillo. En los alrededores también hay varias tiendas de curiosidades. No es que fuera un mercadillo espectacular, pero sí curioso.

Castillo de los Condes de Flandes o Gravensteen, que es hoy además es un pequeño museo de instrumentos de tortura. Se va a pie desde la plaza Korenmarkt (5 minutos). Desde el 1 de abril hasta el 31 de octubre abre todos los días desde las 10 a.m. hasta las 6 p.m. Los Tickets se venden hasta 45 minutos antes de que cierren. Dentro podemos visitar las 15 salas que lo componen, y a la gente le llama la atención la antigua Sala de Torturas, donde se exponen instrumentos de tortura donados por uno de los hijos del último torturador del castillo. Es genial subir hasta la Torre del Homenaje, y tendremos unas buenas vistas de Gante. No olvidéis echar un vistazo a otros elementos del castillo, como las grandes chimeneas, la escalera de piedra o las letrinas, que demuestran el lujo en que vivían sus habitantes durante la Edad Media.

castillo gante

Pathersol. Después de ver el Castillo hay que dar un paseo por el pintoresco y acogedor barrio a la sombra del Castillo de los Condes de Flandes, con calles con el mismo trazado sin cambios desde la Edad Media. Aquí están situados el Caermersklooster, la Casa de Alijn y hay varios establecimientos especializados y galerías de arte. Hay varios restaurantes para comer.

Beaterio de Sint-Amandsberg y/o el de Nuestra Señora de Ter Hoyen (Lange Violettestraat 235). Hoy son edificios sociales, fueron beaterios, edificios en los que mujeres solteras o viudas, las beguinas, dirigían su vida hacia Dios. No se visitan, se ven por fuera.

 

Y, como no, hay que pasear por las calles sin mirar un plano, sentarse en las terrazas de la plaza y beber cerveza, sentarte en los canales (en una terraza o en el borde del mismo canal) y disfrutar de las vistas, comer gofres y patatas por la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *