Qué visitar en Kitchener- Waterloo y alrededores, Ontario, Canadá

Como ya os hemos contado en nuestro viaje a Cadaná en Kitchener, Ontario, nos alojamos en el Forest Hill Bed & Breakfast. Llegamos después de comer así que íbamos a pasar allí una tarde y teníamos pensado ver lo que faltara de la zona a la mañana siguiente. Todo esto fue en el mes de junio, temperatura más bien alta pero nada insoportable.

Primera parada en la zona Kitchener Waterloo – St Jacobs:

Después de soltar las maletas y ver la casa nos refrescamos y nos fuimos a St Jacobs. Allí visitamos el museo de historia Menonita, pequeño pero interesante y paseamos por la calle principal, King St North, parando a tomar un refresco y un café en el Java Garden Café, donde el personal es un encanto.

Java Garden Café st jacobs

Puente Kissing Ontario:

Como nos sobraba tarde nos hicimos una ruta en coche por algunos pueblos, para ver el ambiente rural, las granjas, los campos y también pudimos cruzarnos con muchos Menonitas de la zona, que a nosotros nos llamaban mucho la atención. Antes de salir hacia la ruta fuimos a ver el Puente Kissing Ontario, el único único puente cubierto de Ontario. Muy curioso, nos gustó mucho.

kissing brige

Ruta en coche por la zona de Kitchener:

Esta es la ruta en coche que hicimos por la zona de Kitchener (unos 90 km – 1 hora y media aprox. depende de las paradas):

Después de visitar el puente Kissing, fuimos hasta Hawkesville. De ahí seguimos a St. Clements, después Bamberg, lcontinuando hasta St. Agatha, donde llama la atención su campanario y atravesamos Petersburg desde donde pudimos volver a Kitchener.

petersburg

En Petesburg nos paramos en un parque a sentarnos un rato con lugareños que estaban viendo partidos de Baseball de gente del pueblo, fue estupendo. Y así acabamos la tarde.

petersburg park

St. Jacos Farmer Market:

Al día siguiente tuvimos la suerte de que había Farmer Market en St. Jacobs, nos lo habían dicho en la pequeña oficina de turismo del pueblo, así que fuimos y nos encantó. El mercado al aire libre empieza con el verano.

st jacobs farmer market

st jacobs farmer market

Tienen muchos puestos de productos locales, ropa, jabones, alguno de variedades antiguas y pudimos dar un paseo con un carro con caballos por una granja Menonitas.

paseo granja menonita st jacobs

Os diré que el dueño del carro fue extremadamente cuidadoso con los caballos, parando a darles agua, parando en sombras siempre y en una cuesta que había nos invitó a bajar (si queríamos) para hacérselo más fácil a los animales. De los Menonitas os hablaré en una entrada aparte, porque merece la pena.

Así que muy recomendable esta zona que, por cierto, no es de lo más turístico que hay cerca de Toronto, así que no ha perdido su encanto real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *